Inicio / Analisis / La inteligencia artificial: Por qué es fundamental una base digital

La inteligencia artificial: Por qué es fundamental una base digital

La difusión de una nueva tecnología, ya sean los cajeros automáticos en la banca o las etiquetas de identificación por radiofrecuencia en el comercio minorista, suele trazar una curva en S. Al principio, unos pocos usuarios avanzados apuestan fuertemente por la innovación. Luego, con el tiempo, a medida que un mayor número de empresas se apresura a adoptar la tecnología y captar los beneficios potenciales, las oportunidades de mercado para los no adoptantes disminuyen. El ciclo llega a su fin y los más lentos se ven perjudicados.

Nuestras investigaciones sugieren que se ha iniciado una carrera tecnológica a lo largo de la curva en S de la inteligencia artificial (IA), un conjunto de nuevas tecnologías que se encuentran ahora en las primeras fases de despliegue.

Parece que los adoptantes de la IA no pueden prosperar sin una base sólida de tecnologías digitales básicas y avanzadas. Las empresas que pueden reunir este conjunto de capacidades están empezando a alejarse del pelotón y probablemente serán las ganadoras definitivas de la IA. Los ejecutivos se están dando cuenta de lo que está en juego: nuestro estudio muestra que el 45% de los ejecutivos que aún no han invertido en IA temen quedarse atrás en términos competitivos. Nuestro análisis estadístico sugiere que, ante las amenazas competitivas de la IA, las empresas tienen el doble de probabilidades de adoptar la IA que de adoptar nuevas tecnologías en ciclos tecnológicos anteriores.

La IA se basa en otras tecnologías

Sin embargo, hasta la fecha, sólo una parte de las empresas -alrededor del 10%- ha intentado difundir la IA en toda la empresa, y menos de la mitad de esas empresas son usuarios avanzados que difunden la mayoría de las diez tecnologías fundamentales de la IA. Otra cuarta parte de las empresas ha probado la IA de forma limitada, mientras que una larga cola de dos tercios de las empresas aún no ha adoptado ninguna tecnología de IA.

Descubrimos que la adopción de la IA forma parte de un proceso continuo, la última etapa de inversión más allá de las tecnologías digitales básicas y avanzadas. Para comprender la relación entre las capacidades digitales de una empresa y su capacidad para desplegar las nuevas herramientas, examinamos las tecnologías específicas que constituyen el núcleo de la IA. Nuestro modelo comprobó hasta qué punto los grupos subyacentes de tecnologías digitales básicas (computación en la nube, móviles y la web) y de tecnologías más avanzadas (big data y análisis avanzado) afectaban a la probabilidad de que una empresa adoptara la IA. Como muestra el Gráfico 1, las empresas con una sólida base en estas áreas básicas tenían estadísticamente más probabilidades de haber adoptado cada una de las herramientas de IA, alrededor de un 30% más cuando se combinan los dos grupos de tecnologías. 5 Es de suponer que estas empresas fueron más capaces de integrar la IA con las tecnologías digitales existentes, lo que les dio una ventaja. Este resultado está en consonancia con lo que hemos aprendido de nuestro trabajo de encuesta. El 75% de las empresas que adoptaron la IA dependían de los conocimientos adquiridos al aplicar y dominar las capacidades digitales existentes para hacerlo.

Líderes y rezagados

Más allá de la brecha de capacidad, hay otra explicación para la lenta adopción de la IA entre algunas empresas: pueden creer que los argumentos a favor de la misma siguen sin estar probados o que se trata de un objetivo móvil y que los avances que se avecinan les darán la oportunidad de saltar a posiciones de liderazgo sin necesidad de realizar inversiones tempranas.

¿Quiere saber más sobre nuestra práctica de análisis de McKinsey?

Nuestra investigación sugiere firmemente que esperar conlleva riesgos. Los pioneros parecen estar acumulando ganancias de rendimiento, y las inversiones en IA realizadas por los primeros están preparando el terreno para una segunda oleada de ganancias. Al parecer, después de conseguir las primeras mejoras en el modelo de negocio gracias a la IA, las empresas utilizan los beneficios para invertir en otras aplicaciones de IA, lo que aumenta sus márgenes.

Para ofrecer una imagen más detallada de los líderes y los rezagados de la IA, examinamos cuatro niveles de difusión interna tanto de la IA como de las tecnologías digitales en seis sectores. 6 Nuestro análisis sugiere que los usuarios avanzados de IA con una sólida base digital pueden aumentar los beneficios entre uno y cinco puntos porcentuales por encima de la media del sector (Recuadro 2). El análisis mostró que los beneficios de las empresas situadas en los dos niveles inferiores -empresas, en cada sector, que aún no habían difundido la IA y tenían una base débil o nula en tecnologías digitales- estaban significativamente por debajo de las medias del sector. En las finanzas, donde la IA y las tecnologías digitales están creando una mayor diferenciación competitiva, la brecha de beneficios es mayor que en la construcción, donde (hasta ahora) las estrategias digitales y de IA han sido relativamente poco comunes.

Puede interesarte

El futuro de los servicios financieros pasa por la digitalización y la analítica: R Baskar Babu

Los bancos de pequeñas finanzas (SFB) atienden las demandas de un segmento concreto de clientes …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.