Inicio / Analisis / La digitalización, ¿miedo u oportunidad para la moda y el calzado?

La digitalización, ¿miedo u oportunidad para la moda y el calzado?

Ante la creciente presión por la rapidez, la personalización y la transparencia, la industria de la confección se está dando cuenta de la importancia de adoptar la digitalización como parte integral de su estrategia empresarial y sus operaciones. En este artículo, just-style analiza su impacto en el sector, los retos y las oportunidades de invertir en la tecnología digital y su futuro.

Hace una década, la extracción y el análisis de datos, la arquitectura orientada a los servicios y la colaboración virtual eran las tecnologías más importantes para los minoristas y las marcas. En la actualidad, esa atención se ha desplazado hacia la movilidad, la seguridad de los datos, los desarrollos en la nube y el Big Data, con tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y el Internet de las cosas (IoT) pisándoles los talones mientras buscan entrar en la Industria 4.0 -o la cuarta revolución industrial-, que combina la automatización con la información.

Tanto es así que la digitalización se está convirtiendo en un diferenciador clave para las empresas que compiten en la desafiante industria global de la confección actual:

Li & Fung pretende crear la "Cadena de Suministro del Futuro" para ayudar a sus clientes a navegar por la economía digital con "la velocidad, la innovación y la digitalización" de la cadena de suministro en el centro de su plan.
El gigante estadounidense de la confección VF Corp se está centrando más en la demanda y la agilidad de la cadena de suministro, la digitalización y la inversión en China.

¿Qué es la digitalización?

«La digitalización tiene que ver con los datos, con toda la información que tiene una empresa y con la capacidad numérica para almacenarla, compartirla, analizarla y utilizarla de forma que se mejore la eficiencia y los procesos para una mejor comunicación entre los actores», explica Laura Mylius-Prou, directora de proyectos de marketing para la moda de Lectra.

La digitalización, que no debe confundirse con la digitalización -vender contenidos en lugar de productos-, puede explicarse de otras maneras.

«Hay toda una tendencia emergente sobre la digitalización, que es toda la razón de compra», explica Edwin Keh, director general del Instituto de Investigación de Textiles y Prendas de Vestir de Hong Kong (HKRITA). «Hace diez años hacías llamadas con tu teléfono y decías la hora desde tu reloj. Hoy, el teléfono es el lugar donde haces tus redes sociales y te pones al día con las noticias, y el reloj es el dispositivo que controla lo que pasa con tu teléfono».

Karsten Newbury, vicepresidente y director general de soluciones de software del proveedor de software y sistemas para el sector de la confección Gerber Technology, ofrece una visión similar: que la digitalización está impulsada en última instancia por la necesidad de satisfacer las demandas siempre cambiantes de los consumidores.

«Las empresas existen para crear valor para los clientes y, en la mayoría de los casos, para ganarse la vida, emplear a personas y contribuir a la sociedad. Sólo se puede hacer eso si se crea un valor único. Y como ese valor está cambiando tan drásticamente, los consumidores lo esperan aquí y ahora y los minoristas se encuentran bajo mucha presión para satisfacer esas necesidades. La única manera de hacerlo ahora mismo es digital».

¿Por qué es importante?

Aunque no es algo nuevo, la digitalización ha empezado a cobrar mayor importancia para el sector de la confección y el calzado en los últimos años, a medida que las empresas empiezan a darse cuenta de las ventajas de la inversión. La velocidad es una prioridad para muchos, la gratificación instantánea y la fuerte competencia hacen que las empresas no puedan permitirse el lujo de quedarse atrás.

Newbury, de Gerber, se refiere a un estudio de McKinsey que detalla cómo casi todas las innovaciones digitales importantes que hay actualmente en el mercado han utilizado la conectividad y los datos para transformar la experiencia del consumidor.

Ofrece un ejemplo: «Tenemos una empresa de trajes a medida muy centrada en la digitalización a través de una experiencia virtual para sus consumidores de gama alta. También tenemos fabricantes de gran volumen que estudian cómo gestionar mejor los datos desde el pedido hasta la producción para saber qué fabrican, cuándo y con qué calidad, de modo que sean flexibles. Así que todo comienza con la pregunta: ¿cómo puedo competir? Y luego, ¿cómo puedo reimaginar ese proceso utilizando esas tecnologías?».

Esto también se aplica a la experiencia de compra móvil. La importancia del móvil ha crecido exponencialmente a medida que aumenta la penetración de los teléfonos inteligentes y las tabletas. Según Euromonitor, se espera que este canal siga creciendo a un ritmo del 17% hasta 2021.

En consecuencia, los minoristas están explorando las aplicaciones como una forma de proporcionar apoyo y de involucrar a los consumidores, en lugar de ser sólo una plataforma transaccional, gracias al considerable crecimiento de las compras móviles en los últimos cinco años.

Minoristas

«Los minoristas buscan constantemente formas de redefinir el espacio de compra, no sólo para seguir siendo relevantes, sino también para atraer a los consumidores«, afirma Bernadette Kissane, analista de investigación de ropa y calzado de Euromonitor International. «La incorporación de la tecnología en la tienda se está convirtiendo en un componente integral que atiende a una generación de consumidores hiperconectados. Su importancia es cada vez mayor, no sólo para unificar los procesos online-offline, sino también para añadir valor al educar a los consumidores sobre los productos disponibles, atraerlos e incluso mejorar el tiempo que pasan en la tienda.»

También se han producido avances en las nuevas tecnologías destinadas a rastrear las cadenas de suministro, que han contribuido en cierta medida a resolver el reto de la transparencia para muchas empresas presionadas por tener cadenas de suministro más sostenibles y éticas.

«La única manera de que una cadena de suministro sea transparente es que la información digital cambie de manos inmediatamente para que los que están en la parte delantera sepan lo que ocurre en la parte trasera», explica Mylius-Prou de Lectra. «De este modo, no se gasta la energía en transportar la información por todo el mundo mediante sistemas de correo de alta velocidad. Te permite seguir mejor tu cadena de suministro y la ética de la misma».

Puede interesarte

La inteligencia artificial: Por qué es fundamental una base digital

La difusión de una nueva tecnología, ya sean los cajeros automáticos en la banca o …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.